Muchos de nosotros tenemos la ventaja de amar la música y los libros, cosa que los demás no lo entienden. Nosotros podemos estar horas leyendo, imaginando las escenas en nuestras cabezas, siendo perfectas para cada uno. También podemos escuchar. Entender lo que transmite la letra y la música en si.